¡A por ellos!

Nos queda una última piedra en el camino para llegar a la Fase de Grupos de La Copa de La Uefa. Si superamos la eliminatoria ante el Tromso noruego, nos plantaremos en el terreno que realmente aporta beneficios económicos y prestigio deportivo. Y repito la misma teoría. Ni me vale que primero jugamos en la Catedral, ni que la confrontación de vuelta sea sobre hierba sintética. Ni por supuesto que en apenas veinte días disputamos cuatro encuentros muy importantes, los dos choques del torneo europeo y sendos de La SuperCopa de España frente al F.C. Barcelona. Si queremos ser grandes tenemos que sobreponernos a cualquier contingencia. Que los jugadores no apelen a un posible cansancio porque eso es de mediocres. Y el Athletic siempre ha sido lo más grande que hay en el mundo. Hemos ganado Ligas, Copas, hemos jugado La Champions, La Uefa y La Recopa… y hemos vivido en el alambre del descenso. Sin embargo, queda nuestro orgullo, nuestra bendita idiosincrasia, nuestra filosofía centenaria… y esto no tiene precio. El Athletic es un sentimiento muy profundo que está impregnado en muchos aficionados. Y por ello los futbolistas tienen que responder a las expectativas que hemos depositado en la vigente temporada. Partido a partido sin pensar en el más allá. Así transitaremos por el sendero adecuado. Aunque también hay otros amigos que creen que seguir vivos en Europa  puede perjudicar nuestra trayectoria en el torneo casero. Esperemos que no. Con casta, coraje, ilusión… y buen juego, el Athletic no va a desentonar. Ya lo verán. Espero que el gozo no se quede en un pozo.

Etiquetas:


Un tinerfeño vasco por los 4 costados. Siempre agradecerá a su padre haberle inculcado el amor por el Athletic de Bilbao. No soporta a los jugadores que van de estrellita. Él y su sestaotarra mujer Zuriñe nos invitan al Bar Mendi que regentan en el Puerto de la Cruz.

Deja un Comentario

© 2013 harrobi.com. Todos los derechos reservados.