Entre la fiesta y las rebajas

Fernando Llorente transforma el penalty para el AthleticMás de uno se acordaría del partido del Mallorca tras la primera parte de ayer en Málaga. Un cúmulo de despropósitos y de nulidad tanto ofensiva como defensiva que estaban abocados al mayor de los fracasos de nuevo. Sólo que en esta ocasión el Athletic de Bilbao logró salir ligeramente airoso. Un punto gracias a un penalty de los que no se suelen pitar y mila esker.

Tras la patética primera parte rojiblanca llegamos al descanso con empate a cero. Una reflexión sobre esto: el Athletic casi siempre llega al descanso con este resultado, casi siempre. No sé si esto será bueno o malo, si habla de solidez o de incapacidad, pero es un dato que dejo ahí para los amantes de las apuestas deportivas. En el segundo período lo mismo que en Mallorca, un gol rapidito encajado tras un desbarajuste defensivo que no habla muy bien de unos centrales rojiblancos que sobrepasan sobradamente el metro noventa de estatura. Pero después de este panorama comenzamos a jugar un poco a fútbol. Se tuvieron ocasiones y se probó al portero con tiros lejanos, algo de lo que normalmente adolecemos. Esta mejoría coincide con un Málaga que, como es habitual en esta situación, nos cede un poco de pelota, después de haber tenido porcentajes de posesión por encima del 60%. Vamos, que no la olimos, y eso que estamos hablando de un Málaga! No puedo dejar de referirme a Duda, el portugués es muy bueno. Él solo nos volvió locos cuando quiso. Crack.

Al final llegó ese penalty extraño. Que yo creo que sí es penalty, pero es raro ver un penalty que ningún jugador del Athletic ha protestado. Parece que sólo lo vio el árbitro, pero insisto, me parece que está bien pitado. Entonces toca decidir quién lo tira. Ay madre! Miedo miedito miedo, David López se le ve que pasa por allí pero ni mira el balón. Al final la coge Fernando Llorente y entonces el que se lo hace en los pantalones es mi menda. Este hombre juega bien al fútbol, pero hay varias cosas que no sabe hacer. Una de ellas es tirar penalties. El caso es que, milagrosamente, la pelotita entra. Y digo milagrosamente porque el penalty lo tira como un culo. Lo tira muy fuerte, sí, pero como un culo. Yo también puedo tirar un penalty a la grada, pero eso sí, como un obús de fuerte. Apunta donde nunca hay que tirar un penalty, puedes ajustar a un palo, al otro, o jugartela y tirar por el centro esperando que el portero se lance a un costado. Donde jamás debes tirarlo, es donde el señor Llorente lo tiró. Eso sí, muy fuerte. Es como si me presento a un examen de macedonio y me preguntan ¿qué tal lo has hecho? Pues mira, no tengo ni puta idea de macedonio, pero te diré que la caligrafía la he bordado, he hecho las “o”es con un compás y todo. ¿Es eso un buen examen? I don´t think so.

Al final seguramente el resultado se puede decir que fue justo. Y casi todos contentos. Porque seguramente Iker Muniain ya empiece a estar mosca de su papel de suhiltzaile, jugador de segundas partes que a veces, como sucedió ayer, saldrá y no tocará bola. Creo que así no se forja un crack. Que se lo digan a Bojan…

Etiquetas:


Seguidor incondicional del Athletic Club que no se pierde un partido. Firme defensor de Lezama como el remedio a casi todos los males. Cree firmemente que algún día Pep Guardiola entrenará al Athletic Club de Bilbao. Siente respeto por el resto de clubes vascos. En Google Plus: harrobi+

Deja un Comentario

© 2013 harrobi.com. Todos los derechos reservados.