Un bilbaíno de pro

Villar jugador del Athletic BilbaoLe han dicho de todo menos bonito y guapo. Lo han acusado gravemente, pero al final ahí sigue, al pie del cañón por vigésima primera temporada al frente de la Federación Español de Fútbol. Se llama Angel María Villar y es uno de los nuestros. Su trabajo en el ente federativo es incuestionable. Se topó con un fútbol anticuado, renovó el organismo de “pe a pa” y hoy en día respetan más su labor en el resto del panorama europeo que en su propia casa. Insisto, una persona que encadena 21 campañas como cabeza visible de una institución significa que algo bueno ha hecho. Sin embargo, nuestro paisano Villar presenta un bagaje futbolístico y cultural, repito ¡cultural, universitario!, que otros no tienen ni en pintura. Estuvo diez temporadas en el Athletic en primera división, jugó casi trescientos partidos, fue 22 veces internacional,… y en una época mientras era futbolista de alto nivel compaginaba esta faceta con un trabajo vespertino en un buffete de abogados.

Y es que su licenciatura en Derecho la alcanzó con veinticinco años. Aunque quizás lo que más recuerdan los aficionados es la agresión que le propinó a Johan Cruyff a mediados de los años 70 en San Mamés. El astro holandés le estaba tocando las narices, a Villar se le fue la olla y ¡zas!, le dejó un recadito. Lo curioso fue que Villar no esperó a que el colegiado le mostrara la tarjeta roja. Se fue en directo a los vestuarios… Pero un borrón en su trayectoria lo tiene hasta el más listo. Villar destacó en el centro del campo rojiblanco junto a Churruca o Irureta entre otros que nos llevó a una final de la Copa de la Uefa en el año 77. Y dejó tanta huella que su sola presencia imponía respeto a los más jóvenes. Una vez escuché a Julio Salinas que en sus comienzos en el Athletic quedaba con Goicoechea y Villar en las afueras de San Mamés para ir a entrenar a Lezama. Julito iba calladito en la parte trasera del coche y escuchaba los sabios consejos de un veterano (Villar) y de un jugador (Goico) que ya era santo y seña del Athletic.

En fin, Angel María Villar fue un futbolista de alto nivel, es abogado  e insisto, lleva veintiún años de presidente de la Federación Española de Fútbol. Los datos no engañan y dejan a nuestro paisano en ese grupo selecto que indica que el darle patadas a un balón no está reñido con el estudio.

P.D: El límite de la persecución a Villar lo encontramos en la acusación que dice que “el Athletic recibe ayudas arbitrales porque Villar es del Botxo”. Sí, seguro, por eso llevamos cuatro años que hemos estado más cerca del descenso que nunca. Las sandeces son propias de los ruines. ¡Otra cosa no se podía esperar de los que le dan leña a Villar porque sí¡.

Etiquetas: , ,


Un tinerfeño vasco por los 4 costados. Siempre agradecerá a su padre haberle inculcado el amor por el Athletic de Bilbao. No soporta a los jugadores que van de estrellita. Él y su sestaotarra mujer Zuriñe nos invitan al Bar Mendi que regentan en el Puerto de la Cruz.

Una Respuesta para “Un bilbaíno de pro”

Deja un Comentario

© 2013 harrobi.com. Todos los derechos reservados.