Una carrera meteórica

Es evidente que en este invento futbolístico no ser mediático se paga muy caro. Los medios no aprecian tu trabajo, la afición apenas sabe de tu trayectoria,… Sin embargo, lo mejor en la vida es no desviarte del camino que te marcastes desde un principio. Y este símil se lo podríamos aplicar perfectamente a Ernesto Valverde, “El Txingurri”. Hace apenas unas semanas, su equipo, el Olimpiakos griego, conquistó el doblete (liga y Copa) y apenas se ha sabido alguna cosita del inmenso trabajo que ha desarrollado el exjugador del Athletic allende nuestras fronteras.

Ernesto Valverde en rueda de prensaSin embargo, la carrera de entrenador de Valverde no se centra única y exclusivamente en lo alcanzado recientemente. “El Txingurri” está dibujando una trayectoria que muy poca gente sabe valorar. Estuvo dos temporadas en el Athletic (2003-2004 y 2004-2005) y nos clasificó para La Copa de la Uefa el primer año y el segundo nos quedamos a un penalti de disputar la Final de La Copa del Rey. Unas desavenencias con nuestro presidente Fernando Lamikiz provocaron su adiós. Creo que esa marcha ha sido uno de los errores más grandes en la historia del Athletic.

Luego, optó por una campaña sabática y en 2006 fichó por el Español. Y en Barcelona pasó a la posteridad por ser la única persona que vivió el subcampeonato de la Uefa alcanzado por los periquitos en el año 88 y por el segundo puesto logrado en el mismo torneo europeo en el año 2007. De eso no puede presumir cualquiera… Y en 2008, decidió abandonar Montjuic y emprender la aventura griega. Y en el país heleno su campaña con el Olimpiakos ha sido sobresaliente. Además, Valverde puede jactarse — por supuesto, no lo hace porque es muy humilde — de haber dirigido a dos equipos, Athletic y Español, en los que jugó ocho años. Y por otra parte, “El Txingurri”, sabe en qué terreno se mueve. Conoce que este mundillo es muy desagradecido y sabe llegar y marcharse en el momento justo. De momento, ha vivido como mucho períodos de dos años en un club.

Y su próximo destino podría estar en España, se habla de la posibilidad de recalar en el Atlético de Madrid. Desde estas páginas, es de justicia reconocer la carrera meteórica de un paisano que tanto dio al Athletic primero como futbolista y más tarde como técnico. Felicidades “Txingurri“.

Etiquetas:


Un tinerfeño vasco por los 4 costados. Siempre agradecerá a su padre haberle inculcado el amor por el Athletic de Bilbao. No soporta a los jugadores que van de estrellita. Él y su sestaotarra mujer Zuriñe nos invitan al Bar Mendi que regentan en el Puerto de la Cruz.

Una Respuesta para “Una carrera meteórica”

  1. aficionado pusilanime dice:

    Que pena no deshacerse de Jokin pa traer al txingurri. Pero… volverá!

Deja un Comentario

© 2013 harrobi.com. Todos los derechos reservados.